Las áreas urbanas son lugares que acumulan patrimonio histórico, económico y social y, sobre todo, el soporte de las relaciones de los ciudadanos. Las actuaciones en estas áreas pretenden desencadenar dinámicas que induzcan modos de vida coherentes con los recursos patrimoniales, condiciones del hábitat, dotaciones y movilidad.